LIBRO COMO REDACTAR UN TEMA MARIA TERESA SERAFINI PDF

However, formatting rules can vary widely between reresa and fields of interest or study. X Elige la lista coom la que quieres agregar tu producto o crea una nueva lista Agregar Cargando Se deben usar muchos destinatarios y muchos fines. Como redactar un tema redsctar como redactar un tema maria teresa serafini serafini descargar libro gratis. Just a moment while we sign you in to your Goodreads account. Suerte, espero que con feresa datos te sea suficiente. Es interesante el testimonio que algunos escritores profesionales hace n sobre su aprendizaje.

Author:Mora Mir
Country:Haiti
Language:English (Spanish)
Genre:Business
Published (Last):25 June 2007
Pages:286
PDF File Size:13.56 Mb
ePub File Size:7.9 Mb
ISBN:352-2-71625-397-3
Downloads:30301
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Akinoktilar



Antes de ponerse a escribir sobre cualquier asunto, es pre- ciso realizar un buen trabajo preparatorio. Por dnde em- pezar? Ante todo se necesita trazar un plan, es decir, prever a grandes rasgos el tiempo que har falta para plasmar lo que se quiere poner por escrito. Adems habr que decidir el tono o nivel del escrito en funcin de su destinatario, es decir, de sus futuros lectores. Y despus es importante recoger, anali- zar y organizar las propias ideas, planificando el contenido del escrito. Planificacin temporal de la redaccin Al empezar a redactar un texto, igual que ante cualquier tipo de tarea compleja, es necesario trazarse un plan: una hi- ptesis sobre la cantidad total de tiempo necesario, a un rit- mo de trabajo razonable.

Despus habrn de distribuirse los meses y las horas programados entre las diferentes operacio- nes que conlleva la realizacin del texto. Es posible que el ritmo de trabajo nos venga impuesto de una forma rgida por el contexto por ejemplo, en el caso de la redaccin de un tema en clase ; otras veces, podremos imponrnoslo de forma autnoma.

Las personas con poca experiencia se enfrentan a este tipo de trabajo de forma im- provisada, sin imponerse obligaciones de ningn tipo; pero de esa manera los tiempos se dilatan mucho. Por el contra- rio, cuando uno se sujeta a un ritmo determinado, el trabajo suele ser mucho ms eficaz. Sobre todo al principio, cuando la inexperiencia lleva a infravalorar el esfuerzo preciso, la distribucin del trabajo en tiempos ms prolongados puede ser de utilidad para corregir errores de es- timacin.

Adems, lo escrito puede ser mejorado con la do- cumentacin recogida durante el propio trabajo de redaccin, o por medio de revisiones sucesivas, incluso aprovechando para ello la opinin de otras personas.

Tambin es importante tener una idea de las distintas fa- ses de la escritura y planificar su desarrollo de una forma pre- cisa. Las fases, que se ilustran adecuadamente en la estructu- ra de este libro, son tres: 1 acopio, anlisis y organizacin de las informaciones y de las ideas propias; 2 redaccin; 3 revisin. Un plan aproximativo puede prever por ejemplo, en el caso de que se haya programado un tiempo de trabajo glo- bal de 10horas, que la primera fase requerir 3 horas, la se- gunda 4 y la revisin 3 horas.

Es frecuente pensar que la ma- yor parte del tiempo ha de dedicarse a la redaccin, pero las actividades de previas y posteriores a la redaccin exigen un tiempo y una atencin similares.

El ttulo El ttulo de un escrito puede estar previsto de antemano por ejemplo, en un tema escolar o bien decidirse durante el proceso de escritura por ejemplo, en una tesis doctoral. En el primer caso, la redaccin se ver fuertemente influida por el ttulo, que ha de ser abarcado en todos sus aspectos.

De hecho, uno de los peligros principales en los temas esco- lares es el de salirse del tema, es decir, desarrollar el escri- to en una forma distinta de la que propona el ttulo; y ese error, por regla general, es considerado tan grave que inutili- za todo el esfuerzo realizado. Cuando, despus de un anli- sis atento, an hay dudas sobre la interpretacin del ttulo, es oportuno pedir explicaciones al profesor.

Si no es posible hacerlo, lo mejor ser aclarar en los primeros prrafos el sig- nificado que se da al ttulo. De ese modo el profesor podr comprender y valorar las razones que han llevado a un tipo de desarrollo particular y estar mejor dispuesto a aceptar interpretaciones del ttulo distintas de la suya propia.

Encontrar un buen ttulo inmediatamente, al empezar a trabajar, puede resultar difcil, porque el contenido del escri- to es an vago. Se parte del deseo de comunicar una sensa- cin propia, de la necesidad de resumir en pocas palabras el propio trabajo, del empeo en transmitir algo. Slo al cabo de algn tiempo se empieza a percibir con toda claridad lo que se desea decir.

Ahora bien, plantearse desde el principio un ttulo como hiptesis de trabajo es siempre til, por ms que a menudo el primer ttulo propuesto no sea el definitivo. El ttulo ayuda a seleccionar el argumento central del texto y a aumentar su coherencia; contribuye, adems, a eliminar las partes superfluas. La decisin inicial deber, no obstante, ser verificada y en su caso modificada, de modo que el ttulo final sea el ms adecuado al escrito producido. La extensin El xito de un texto depende a menudo de su extensin.

En la mayora de los casos es preferible pecar por defecto: un texto demasiado largo es casi siempre mal acogido, por- que exige un trabajo excesivo al lector y la observacin es vlida tambin para la mayora de los profesores. Por ejem- plo, en el caso de una carta dirigida a un peridico, un texto demasiado largo, por ms interesante y bien redactado que est, tiene muchas probabilidades de ir a parar a la papelera, porque su publicacin exigira a los redactores un trabajo su- plementario de recorte o de sntesis.

El tono y el destinatario La bondad de un texto difcilmente se puede evaluar de forma absoluta: por ejemplo, un escrito brillante y erudito que aparece en la tercera pgina de un diario nacional puede resultar demasiado complejo y rico en informaciones para una revista semanal de amplia tirada o para un libro destinado a una escuela secundaria. En el contexto escolar, ante un tema impuesto por el pro- fesor, el trabajo de redaccin empieza por la lectura atenta del ttulo del tema, con el fin de extraer de l indicaciones sobre los puntos que se tratarn.

Fuera del aula no solemos dispo- ner de instrucciones explcitas, pero tampoco se goza de una libertad total: es preciso buscar con paciencia las caracters- ticas ideales de un escrito. Todo texto debe respetar siempre una serie de relaciones y de condicionamientos.

Para calibrar muchos aspectos del propio escrito, es til conocer las caractersticas de otros textos del mismo tipo. Es- tos nos ofrecen un modelo, no necesariamente para que lo copiemos, sino para utilizarlo como medida de comparacin. Por ejemplo, durante la realizacin de una tesis doctoral es til consultar otras buenas tesis preparadas bajo la gua del mismo profesor.

Si se quiere escribir- una carta a El Pas, para aumentar las probabilidades de su publicacin ser til ana- lizar las cartas publicadas en los das precedentes y tratar de captar el tono que ms aprecian los redactores.

Tambin, quien est escribiendo un libro puede encontrar ayuda hojeando otros volmenes de la misma coleccin. Un texto es apreciado cuando su comprensin exige poco esfuerzo, por ejemplo por tener una estructura muy marca- da.

Pensemos en el desasosiego inicial que sentimos cuando nuestra revista preferida cambia su confeccin tipogrfica: la lectura se apoya mucho en la costumbre incluso en lo rela- cionado con la paginacin y los caracteres grficos y cada cambio requiere un esfuerzo de adaptacin.

La escritura sue- le ser considerada una actividad creativa, pero en muchos con- textos la habilidad que ms se aprecia es la de saber utilizar, aunque sea con variaciones interesantes, esquemas ya conso- lidados. Generacin, acopio y organizacin de las ideas La generacin de las ideas es una fase importante en la construccin de un texto escrito. Si empezamos a escribir de- masiado aprisa, crearemos un texto pobre de contenido y co- rreremos el riesgo de vernos obligados a completar y reorga- nizar nuestras ideas en una segunda fase.

Por otra parte, dedicar demasiado tiempo a reunir ideas puede reducir en ex- ceso la actividad de la redaccin; por lo tanto, es importante, no slo reunir material suficiente, sino adems ser selectivos, es decir, excluir todo lo que no est orientado al logro de un buen texto. El proceso de nacimiento de las ideas es mste- rioso; requiere disponibilidad, tiempo y paciencra. En oca- siones resulta difcil fijar las imgenes que pasan a la carre- ra ante nosotros demasiado velozmente; esas primeras ideas confusas exigen una reflexin posterior para poder precisarlas.

El primer paso consiste en transformar esas intuiciones en palabras que se pueden plasmar en ll;na hoja de papel, autntica y cabal extensin de la memona. Entre otras co- sas, el acto de fijar las ideas por escrito favorece la concen- tracin, impidiendo el crculo vicioso de pensar y repensar continuamente las mismas ideas, sin progresar en el trabajo, En cambio desde el momento en que hemos transcrito una idea al papel, podemos ya abandonarla y uno se siente libre para pensar en otra cosa.

Una vez reunidas las ideas, es necesano proceder a su or- ganizacin. Eso exige en esencia tres operaciones: la subdivi- sin en grupos de ideas, utilizando categoras resulten interesantes; la seleccin de los elementos que mejor repre- sentan a cada grupo; y la decisin sobre el orden de expo- sicin.

En algunas situaciones, por ejemplo, durante la redaccin de un tema escolar, no es posible conseguir informacin so- bre el tema que debemos tratar; en otras, ser oportuno rea- lizar un trabajo previo de documentacin. Ese trabajo varia- r en funcin del tema y del tipo de escrito; por ejemplo, para tratar problemas de actualidad? Una cientfica podr requerir la consulta de textos especializados o la realizacin de experimentos. Con todo una larga actividad de documentacin puede resultar dispersiva y poco til si no se dirige a objetivos con- cretos: en todo proceso de acopio de datos ser necesario ela- 26 LA PREESCRITURA borar fichas y apuntes, sobre los cuales se construir la re- daccin del escrito.

Organizacin de la primera parte La primera parte del libro se ocupa del proceso de prees- critura, articulado en las tres fases de generacin, acopio y organizacin de las ideas, y en su documentacin. Aunque la generacin de las ideas precede lgicamente a su acopio, trataremos estas dos fases en el orden inverso, porque es opor- tuno describir antes que nada las modalidades concretas de acopio de las ideas. Por eso, el captulo 1 presenta la lista de las ideas, el raci- mo asociativo y elflujo de escritura como instrumentos para el acopio de ideas; el captulo 2 muestra, en cambio, la tcni- ca de las asociaciones para generar nuevas ideas.

El captulo 3 se concentra en la organizacin de las ideas, mediante la seleccin de ideas principales o categoras , la transforma- cin de los racimos asociativos en mapas de ideas, y final- mente la creacin del esquema del escrito.

El captulo 4, en fin, se ocupa de la actividad de documentacin y de creacin de apuntes y fichas. El acopio de las ideas La construccin de un texto empieza con el acopio de ideas, datos y elementos tiles. La realizacin de un escrito es similar a la preparacin de un pastel; antes de emprender la operacin culinaria, es necesario procurarse todos los in- gredientes necesarios: la harina, los huevos, la mantequilla, la levadura y el limn. En primer lugar, miraremos en nues- tra despensa y en la nevera, para comprobar lo que tenemos ya; despus recurriremos, para lo que falte, a las estanteras de un supermercado.

Sin embargo, mientras que para la rea- lizacin de un pastel antes de empezar ya disponemos, en ge- neral, de la receta, la estructura de un texto va crendose poco a poco a medida que se trabaja en l. Esa caracterstica hace que el proceso inicial de acopio y desarrollo de las ideas re- sulte an ms importante y esencial.

Algunas personas sostienen que una situacin ambiental ptima favorece el nacimiento de las ideas: una hora del da en particular, el gnero musical preferido, la bebida justa al alcance de la mano.

En realidad muchos de estos rituales se abandonan a medida que se adquiere experiencia; sirven para dar seguridad al escritor novel, pero no son determinantes para el xito de su trabajo. La imagen que asociamos de inmediato al estudiante que empieza a trabajar en su escrito es la de un rostro pensativo, una mirada perdida en el infinito y un bolgrafo en la boca.

Por el contrario, el proceso de acopio de ideas ha de generar resultados tangibles, que puedan ser trasladados a un texto escrito. Por este motivo, en lugar de esperar pasivamente la inspiracin, es preferible mostrar una actitud activa, que pro- duzca algo concreto por escrito. En el prximo captulo mostraremos un mtodo que ayuda a generar ideas nuevas por medio de asociaciones con otras ideas y que complementa muy bien las tres formas de acopio de ideas expuestas aqu.

La lista de ideas El modo ms sencillo de recoger las ideas a medida que stas acuden a nuestra mente consiste en elaborar una lista. Descripcin La lista de ideas es una secuencia de palabras clave y de frases cortas que describen hiptesis, observaciones, informa- ciones y datos relacionados con problemas planteados de una forma abierta, y susceptibles de resolverse con un trabajo de documentacin o con una reflexin ms detenida.

Cada idea ocupa un rengln diferente de la lista, pero no se da necesa- riamente una relacin entre las ideas de los sucesivos renglo- nes; el orden es casual y tambin las relaciones entre las di- versas ideas. En una hoja de papel se disponen en una columna pala- bras clave o frases breves de modo que cada anotacin sea suficiente para permitirnos recordar la idea en un momento posterior. Si se trata de un escrito breve en el que vamos a trabajar poco tiempo, el acopio de ideas nos exigir pocas decenas de minutos y podremos llevarlo a cabo en una sola sesin de tra- bajo.

En el caso de textos largos y que precisen un esfuerzo mayor, podremos dedicar a la enumeracin de ideas ms de una sesin.

Las ideas pueden surgir cuando estamos senta- dos ante el escritorio, pero tambin mientras viajamos en auto- En todo caso, es til anotar de inmediato las ideas pro- pias, aunque sea en el margen de un peridico. Todos los apuntes habrn de ser recopiados posteriormente en una p- gma de cuaderno o, al menos, reunidos en una carpeta.

Dado que las ideas tienden a presentarse e irse acumu- lando poco a poco, es til empezar a trabajar con folios gran- y separar un. Ese mtodo permitir Introducir postenormente, en un lugar especfico de la lista una idea nueva pero relacionada con otra ya anotada. Tengapresente que sus lectores conocen muy pocas cosas sobre Espaa y que mu- chos de ellos se veran en dificultades si tuvieran que locali- zarla en un mapa.

Un ttulo de este tipo podra ser tambin un tpico tema de estudios secundarios o de un curso de orien- tacin universitaria. Buscar informacin sobre algn caso. Buscar informacin sobre las leyes - dificultades de Espaa para ofrecer casa, empleo y ser- vicios a estas personas. Cuando lo hace, protesta de los espa- oles en lista de espera - averiguar cuntos son medio milln? Los errores ms comunes 1. Dejar para otro momento la anotacin de una idea. Sobre todo en el caso de escritos largos y complejos, a los que dedicamos mucho tiempo, puede ocurrir que por pereza no apuntemos de inmediato elementos que queremos utili- zar, pensando que de todos modos los recordaremos.

Por el contrario, suele suceder que el ejemplo, la cita, la informa- cin, se desvanecen totalmente o exigen un trabajo posterior de investigacin. Evitar la anotacin en la lista de problemas abiertos y de ideas preliminares. La lista inicial de ideas, por el con- trario, puede contener tambin algunas intuiciones y proble- mas no resueltos, que podremos verificar en una investiga- cin posterior. Utilizar un papel pequeo y escribir en letra pequea y apretada.

Al contrario, es til redactar la lista en un folio grande y dejar espacios en blanco a los lados y entre lneas, de modo que podamos introducir nuevos elementos junto a los ya aportados y entre ellos. La colocacin de ideas rela- cionadas en posiciones prximas es ya un modo de organizar las ideas, que facilita el trabajo posterior.

Escribir sin releer nunca los elementos incluidos ante- riormente en la lista. El examen de las informaciones ya apun- tadas sirve de estmulo, con frecuencia, para encontrar nue- vas ideas. Esforzarse en construir en seguida un esquema.

CD4020BE DATASHEET PDF

LIBRO COMO REDACTAR UN TEMA MARIA TERESA SERAFINI PDF

Este manual responde positivamente: saber llevar a termino un txto complejo, como un ensayo o incluso un examen, debe ser una justa ambicion en cualquier sistema de docencia. El problema estriba en la preparacion. Un buen texto se suele considerar como el fruto de unas ciertas dotes innatas y de la inspiracion. Este libro, dirigido tanto a los profesores como a los alumnos, intenta demostrar que un buen escrito es tambien el resultado de algunas operaciones elementales que pueden adquirirse. La primera parte, la que se refiere al estudiante, sigue un tema a traves de todas sus fases de realizacion: la planificacion, la recogida de ideas, la organizacion de las mismas, la confeccion del esquema, la redaccion del borrador, la revision y la redaccion definitiva.

ANALYSIS AND DESIGN OF FLIGHT VEHICLE STRUCTURES BRUHN PDF

MarĂ­a Teresa Serafini

.

ALTERNARIA CITRICOS PDF

COMO REDACTAR UN TEMA:DIDACTICA DE LA ESCRITURA

.

Related Articles